Prepara tu moto para volver a la carretera

Cuando nuestra moto ha estado parada durante un período extendido de tiempo, es recomendable realizar una serie de comprobaciones y puesta a punto para volver a disfrutar del placer de rodar en óptimas condiciones. Vamos a repasar las cuestiones clave a la hora de revisar que todo está OK.

La batería

La batería tiene dos funciones fundamentales, con el motor parado tiene que proporcionar energía para mover el motor de arranque, aquí es donde más energía se necesita. Una vez el motor está en marcha, la batería pasa a ser un “amortiguador” eléctrico, entre el sistema de carga (alternador) y el sistema de descarga (luces, encendido, inyección…) permitiendo que todos los componentes tengan acceso a corriente continua de 12V de manera estable.

Dentro de la batería se produce un proceso químico que genera electricidad. Durante este proceso los componentes químicos se transforman en otros. Cuando la batería recibe carla, este proceso se revierte y la batería está lista de nuevo para su uso. No obstante, el proceso no es perfecto, y poco a poco se crea un residuo que ya no es capaz de transformarse y generar electricidad (Figura 1).

Figura 1

La batería es el componente que más se ve afectado por períodos largos de inactividad. Hay que tener en cuenta que en muchos casos el motor de una moto es más grande que el de un coche medio, y sin embargo la batería es tres veces más pequeña, debido a la falta de espacio disponible. Esto implica que se descarga más rápido y su duración es menor.

Lo ideal cuando dejamos de utilizar la moto durante un período prolongado sería haber utilizado un cargador-mantenedor de baterías, pero si no hemos hecho seguramente todavía estamos a tiempo. Podemos conectarlo durante 24 horas, permitiendo la carga total antes de su utilización. Es importante conocer qué tipo de batería está instalada en la moto (convencional, gel, AGM, litio…) y utilizar un cargador adecuado (Figura 2), no todos son iguales y pueden perjudicar más que ayudar.

Figura 2

Una vez cargada, podemos medir con un voltímetro la carga de la batería, debería estar cerca de los 13V (Figura 3). Si tras haberla cargado su valor es cercano a 11V posiblemente tengamos que sustituirla. Tras la comprobación, es recomendable cubrir los bornes con grasa dieléctrica para protegerlos (Figura 4).

Los neumáticos

Idealmente, una moto que se deja en “hibernación” se queda subida a un caballete, con las dos ruedas en alto sin tocar el suelo. Si este no es tu caso, es recomendable inflar los neumáticos a la presión recomendada (siempre en frío, consulta el libro de taller) y mover un poco la moto adelante y atrás, para comprobar que los neumáticos no se han deformado por permanecer demasiado tiempo bajo peso en la misma posición. Ya de paso, comprobaremos el desgaste (Figura 5), que no están agrietados ni demasiado “secos” (la goma debería estar esponjosa). En caso de duda, es recomendable sustituirlos, recuerda que tu vida va a más de 100 km/h encima de 8 centímetros cuadrados de goma, más vale que esta goma sea buena…

Figura 5

Frenos

Mientras movemos la moto “a mano” para comprobar los neumáticos, no está de más verificar el correcto funcionamiento de los frenos. Si chirrían, debemos desmontar las pastillas y utilizar grasa específica para frenos (Figura 6). No vale cualquier grasa, por razones importantes de seguridad.

Si se te da bien y dispones de algún sangrador, quizás sea un buen momento para sustituir el líquido de frenos, debería sustituirse cada dos años, ¿cuándo fue la última vez que lo cambiaste? (Figura 7).

Combustible

La gasolina almacenada en el depósito se degrada con el paso del tiempo, y puede llegar un momento en el que no es capaz de hacer que el motor funcione correctamente. Si dudamos de su calidad podemos utilizar algún aditivo específico (Figura 8). Estos aditivos también ayudarán a limpiar los depósitos de goma que se forman por la inactividad en los sistemas de carburación e inyección, y en cuanto tengamos la oportunidad llenaremos el depósito por completo con gasolina “fresca”.

Figura 8

Lubricación general

Es importante comprobar todas las piezas móviles de la moto (cables, palancas, ejes, cadenas…) y lubricarlas correctamente, utilizando un buen aceite en spray o grasa de alto rendimiento. A parte de mejorar las sensaciones y el manejo, la correcta lubricación de los componentes móviles los protege de la corrosión y la suciedad (Figura 9).

Figura 9

Mientras lubricamos, iremos tocando con la mano todos los componentes a nuestro alcance y verificando que no hay nada suelto, roto, manguitos de goma agrietados, etc.

Cambio de aceite

Uno de los momentos en los que más se degrada el aceite de motor es cuando la moto está parada, pues absorbe humedad ambiental, agua, que se mezcla con el aceite dentro del motor. En una utilización diaria, esta agua se convierte en vapor cuando el motor alcanza la temperatura operativa y se expulsa a través de los respiraderos del motor. Si el motor permanece mucho tiempo parado, esta mezcla crea una pasta blanquecina irrecuperable. Lo más recomendado tras un período de inactividad es:

  1. Comprobar el nivel en frío (simplemente verificar que hay algo de aceite, no es necesario que esté al máximo).
  2. Arrancar el motor y ponerlo a temperatura operativa, durante unos 10 minutos o una vuelta corta. En este punto es totalmente recomendable utilizar algún producto “Flush” mezclado con el aceite viejo, que realizará un lavado interno en profundidad eliminando más residuos que con un simple cambio de aceite (Figura 10).
  3. Para el motor y drenar el aceite, cambiar el filtro (y ya de paso, ¿por qué no las bujías también?) y rellenar con aceite sintético de calidad, con la viscosidad recomendada.
  4. Volver a arrancar el motor durante diez minutos (una vuelta corta) hasta que alcance la temperatura operativa y rellenar en caso necesario hasta el nivel recomendado por el fabricante.
Figura 10

Vuelta a la normalidad

Si tu motocicleta estaba en buen estado cuando la dejaste parada, con estas simples comprobaciones te aseguras el poder volver a la carretera con todas las garantías para que resulte una experiencia agradable y segura. Ten en cuenta que, cada vehículo es diferente, por lo que te recomiendo utilizar el sentido común a la hora de añadir cualquier punto de interés que sea recomendable chequear.

Frank Burguera

Comparte!!!

Deja un comentario