Harley-Davidson Heritage Classic ’99

Dolores se llamaba Lola

Guillermo, lector de ChopperOn nos envía desde su casa en Marbella unas fotos de su moto a través del FaceBook de la revista. “Muy chula”, pensamos desde la redacción. Nos ponemos en contacto y voilà, ya tenemos reportaje con el sello #yomequedoencasa.

A Guillermo siempre le han gustado las motos, desde chaval. Su padre le ponía trabas para adquirir una, a pesar de haber sido poseedor de varias. La presión hace sus efectos y a los 22 años ya rodaba con una Vespa Super 125 del 65. Tuvo que restaurarla y luego, a disfrutarla.

El paso siguiente era entrar en el mundo Harley-Davidson a través de una Sportster; y la elegida fue una Hugger del 94.

El paso siguiente -y consecuente- era entrar en el mundo Harley-Davidson a través de una Sportster; y la elegida fue una Hugger del 94. Vendió la Vespita y fue a ver a Ricky C. López a su taller marbellí. La transformó con el incipiente -en España- estilo bobber. Y por fín quedó a su gusto. Tras un periodo de buen uso, la vendió de nuevo con la idea de crecer en la marca de Milwaukee. Otra Sportster fue el objetivo, y encontró una 1.200 Roadster de 2006, decorada con todo eso que le sobra, pero era una buena base. Bien de motor y bien de precio. La moto se rehizo con dos premisas: coherencia y armonía. “Hay gente que tiene la manía o la costumbre de ponerle algo que le apetece, aunque no le pegue” precisa Guillermo.

Otro elemento a tener en consideración es la elegancia: “que lo mismo la quiera llevar el Presi de un MC que un oficinista de una gran ciudad. No soy de hacer motos “malotas”, por muy negras que sean”, matiza el joven motorista.

Y llegó el momento de Dolores. La idea era construir una Softail bien currada, de línea atemporal y -por supuesto- elegante. Se decidió por buscar una unidad motorizada por un Evo. El blockhead apenas tiene detractores. Buscando por el mercado local dio con una Heritage Classic ’99, tras ver un par de Fat Boys en demasiado buen estado para desguazar. En el Puerto de Santa María (Cádiz) se encontraba la siguiente “víctima”. Una Harley-Davidson importada desde USA por un marine de la base de Rota. Llevaba 15 años debajo de una lona en un garaje. Al destaparla aparecieron flecos por todos lados (asiento, alforjas, defensas, puños, etcétera). Era la elegida para el proyecto.

HD Heritage classic 99

Se eligió una Harley-Davidson importada desde USA por un marine de la base de Rota.

Debido a mi trabajo (auxilar de una línea aérea) tengo facilidad para encontrar y traer piezas de Estados Unidos”. Una ventaja más para Guillermo. La moto se puso en marcha para regularizarla (ITV) y rodarla. Tras unos ajustes leves, comenzó la transformación. “Conseguí un par de ruedas custom de la época, trasera de 16 x 3.50 y delantera 21 x 3.50. Y le empezamos a dar forma…” también Guillermo obtuvo un Lepera, para reforzar la línea. Guardabarros delantero, semi cuelgamonos, ópticas más modernas; la moto iba cogiendo forma. A Progressive Suspension se le encargó la amortiguación tanto delantera como trasera. Unos espadines macizos y cromados mejoraron la estética del guardabarros de retaguardia. Vance and Hines firman los escapes. Arlen Ness, el filtro del aire y el piloto trasero. Kuryakyn, los intermitentes. Y otros detalles anónimos completan las piezas elegidas. Los talleres Vimoto El Viso y H y Punto -ambos de Málaga- colaboraron con el proyecto.

Vance and Hines firman los escapes. Arlen Ness, el filtro del aire y el piloto trasero. Kuryakyn, los intermitentes.

La pintura -para el customizador- fue un tema delicado. El verde fue el tono elegido, y que tuviese propiedades: muy oscuro a la sombra y brillante al sol; tipo verde racing o verde inglés. El pintor -Divino Aerografía- entendió el concepto y lo plasmó perfectamente. Un cliente satisfecho al 100%. 

La moto es una gozada, en marcha y en parado. Cuando la dejo aparcada es observada y deleitada, no solo por los expertos, sino por todo tipo de público, de todas las edades y procedencias”, sentencia Guillermo. Así nos lo parece en ChopperOn y esperamos que los lectores aprecien un trabajo de un entusiasta de Harley-Davidson y de la customización.

@nacho.mahou

Comparte!!!

Deja un comentario