Comprobando el sistema de carga en tres pasos

En esta ocasión, vamos a realizar un tutorial eminentemente práctico para comprobar si el sistema de carga de cualquier motocicleta funciona correctamente.

Antes de empezar con las pruebas, definiremos brevemente los componentes:

El alternador (Figura 1)

Consta de un rotor con imanes o plato magnético, que gira alrededor de un bobinado fijo llamado estátor. Las variaciones en el campo magnético de las bobinas generan corriente alterna (como la que tenemos en casa). Cuanto más rápido gira el motor, más voltaje obtenemos.

Figura 1

El rectificador-regulador (Figura 2)

La corriente alterna no es demasiado útil en una moto, ya que no permite el funcionamiento de los dispositivos electrónicos. Por eso a la salida del alternador se coloca el regulador, que convierte la corriente alterna en corriente continua, con positivo y negativo. A esto se le llama rectificar la corriente.

Al mismo tiempo, el regulador controla que no le llegue demasiado voltaje a los componentes eléctricos, para protegerlos, eliminando el exceso de corriente través del chasis.

Figura 2

La batería (Figura 3)

Se trata de un elemento que permite almacenar energía procedente del regulador. De este modo, cuando el motor está parado o funciona a bajas revoluciones podemos disponer de corriente para mover el motor de arranque, las luces y otros componentes electrónicos.

Figura 3

Otra función muy importante de la batería es la de “amortiguador” eléctrico, filtrando la corriente que llega desde el alternador y a través del regulador, para que los componentes electrónicos funcionen con gran precisión y estabilidad. (Figura 4)

Figura 4

Prueba en tres pasos (Figura 4)

Para realizar una comprobación rápida del sistema de carga tan sólo necesitamos un multímetro capaz de leer corriente continua y también alterna. Procederemos del siguiente modo:

  • Ponemos el multímetro en medición de voltaje alterno (VAC), desconectamos el conector del alternador, arrancamos el motor y medimos la salida del mismo (Figura 5). Deberíamos obtener unos 40V, que aumentan progresivamente si aceleramos (es imprescindible consultar los datos del manual de taller para cada año y modelo de moto, pues esta medición varía mucho). Si el alternador funciona correctamente pasamos a la siguiente prueba.
  • Con el motor parado y el contacto en “off”, medimos el voltaje continuo (VDC) en los bornes de la batería. Debería ser de 12V o mayor (Figura 6). Arrancamos el motor y volvemos a medir. El voltaje debería subir hasta los 13V o más. Con esta prueba hemos comprobado el estado de la batería y el funcionamiento del rectificador. Pasamos a la siguiente prueba.
  • Sin dejar de medir como en el paso anterior, aceleramos y comprobamos cómo va subiendo el voltaje, hasta que se estabiliza alrededor de los 14V aunque aceleremos más. Esto nos indica que el regulador de corriente está realizando su función de manera correcta, este punto también lo podemos comprobar con el propio voltímetro de la moto, si dispone del mismo (Figura 7).

Comprobar estos tres puntos no nos llevará más de 5 minutos, y podremos conocer si el sistema de carga funciona adecuadamente o si existe algún problema en alguno de los componentes. Como siempre, consulta el manual de taller para conocer los valores específicos concretos para la moto con la que estás trabajando (Figura 8).

Figura 8

Frank Burguera

Comparte!!!

Deja un comentario