BlackBeauty by Hidemo Style: Hydra Glide Shovelhead 1970

Contemplamos ante nosotros un ejercicio de belleza, de líneas sencillas que parecen partir de la misma raíz y forman un ponderado efecto de armonía. Respira hondo. Esta moto merece una buena bocanada de aire.

Hideya Togashi es uno de los mejores constructores del país del sol naciente: con un estilo que se reconoce inmediatamente.

Este bobber lo construyó por encargo para un amigo que le impuso una premisa: “quiero un bobber”. Desde su escalonado taller, con una panorámica vista a Tamagawa, al oeste de Tokio, emprendió el proyecto contando únicamente con su esposa -diseñadora gráfica- Wakako, y además el jefe de taller, Naoya Watari.

Togashi-san afiló su ingenio y trazó su plan para llegar a lo que ahora llamamos Black Beauty.

Hide Motorcycle es el nombre de la empresa que forman, capitaneado por Hideya, este ceñido equipo. Han metido mano a esta Harley-Davidson FLH Shovelhead de 1970 con muy buena intención. Y total libertad de creación, solo con la anterior premisa. Un acierto.

Togashi-san afiló su ingenio y trazó su plan para llegar a lo que ahora llamamos Black Beauty. Un portento de máquina con mucho que contar.

En la horquilla se aprecia otro detalle curioso, un par de cubiertas perforadas.

Todo -o casi- en este Shovelhead ha sido modificado o fabricado desde cero. Las piezas más pequeñas como el pedal de arranque, los reposapiés y las placas de montaje del control de pie perforadas son todas únicas. Tiene detalles sublimes, como el patrón de los  taladros de la barra refuerzo del manillar, el mismo que el de los puños.

Caminando sutilmente por dos estilos retro como el bobber y los boardtrackers de los 30, Togashi-san mantiene el equilibrio con la pértiga de su talento.

No se parece ya en nada a la original Harley-Davidson FLH Hydra-Glide, una moto grandota, viajera y carenada. Solo quedaron -casi- intactas las ruedas, el motor y el chasis, y poco más.

En la horquilla se aprecia otro detalle curioso, un par de cubiertas perforadas.

Respecto a la suspensión trasera, dos amortiguadores progresivos de 13,5” hacen su trabajo y son discretos a la vista.

El tanque de combustible -de acero-, está muy proporcionado con el conjunto y lo cubre una tira de metal con el velocímetro.

Un freno de tambor BSA protagoniza el peso visual de la rueda delantera, junto a la llanta con radios. La rueda trasera es original. Ambas calzan gomas Treadwell Waveway de estilo vintage: 4.00 × 19 ″ en la parte delantera y 5.00 × 16 ″ en la parte trasera.

El motor ha crecido hasta la reconocible cifra de 1.340 cc con pistones KB Performance, leva Andrews, encendido Dyna S y una correa primaria de pulgada y media. El carburador es de S&S Cycle. Por el flanco derecho discurre un impresionante par de escapes cromados hechos a mano.

El foco delantero pertenecía a la luz de un tractor agrícola. 

El tanque de combustible -de acero-, está muy proporcionado con el conjunto y lo cubre una tira de metal con el velocímetro. El tanque de aceite, el asiento y guardabarros trasero lo ha resuelto artesanalmente Hideya, al que no parece que le gusten los catálogos, afortunadamente. Atelier Cherry tapizó el asiento.

El manillar me tiene muy loco, me gusta mucho. Lleva puños Nice Motorcycle con acelerador interno. No existe maneta de embrague, se delega en un pedal al pie, y a la consiguiente palanca de cambios suicida en la izquierda del tanque.

El foco delantero pertenecía a la luz de un tractor agrícola. Un soporte de placa lateral soporta la luz trasera y la propia matrícula.

Varias piezas como el depósito de combustible, el depósito de aceite, el guardabarros y el bastidor están cromados, y un diseño de inspiración vegetal firmado por Skop Art Works. 

Finalmente se consigue un equilibrio de partes brillantes con otras más opacas. La Black Beauty es una pura armonía donde se aprecia la proporción.

@nacho.mahou

Comparte!!!

Deja un comentario